motivacion

No veas el camino, decide la meta y empieza

Minientrada Posted on Actualizado enn

Deseo compartir con ustedes una reflexión que se desprende luego de leer esta maravillosa historia actual y de nuestra vida real, la de Gladys Tejeda, quien ayer 27 de julio nos regaló un hermoso regalo de Fiestas Patrias en Perú y en los Juegos Panamericanos Lima 2019: El ejemplo de que si tenemos claro lo que queremos, y empezamos a realizarlo, no importa lo difícil e imposible que parezca, se logrará la meta y el sabor será más dulce. Piensa en qué quieres lograr en tu vida, piensa la meta, no el camino, todo empieza en saber lo que se quiere e ir por ello. Aplícalo en tu vida y en el negocio que estés haciendo. Éxitos!

Gracias #GladysTejeda por tremenda lección de vida.
Las zapatillas de una niña en los andes peruanos

Un par de zapatillas. Esa era toda su ilusión. Un par de zapatillas para ganar una carrera. Concluía el siglo XX y en ese año de 1999 —al igual que ahora— habían peruanos que no podían tener un par de zapatillas. En la ciudad de Junín, a la jovencita Gladys, una vecina le prestó un par para que pudiese anotarse en la competencia escolar. Llegó en segundo lugar. No por falta de velocidad ni resistencia. En el pueblito todos la veían pasar corriendo, siempre. No caminaba. Corría. Al colegio, a la bodega, a la placita. Llegó en segundo lugar porque las zapatillas prestadas le quedaron un tanto flojas. Tenía 14 años y en la meta se abrazó a la mamá, muy triste. No por el segundo lugar sino porque se había esfumado el premio: una cocina para la casa. Su madre la abrazó pensando en que tenía que conseguir un par de zapatillas que calzaran bien en los pies de su niña.
La señora Marcelina Pucuhuaranga, viuda con nueve hijos, alentó siempre los sueños de su última hija. En 1996, mientras miraban en un pequeño televisor los Juegos Olímpicos de Atlanta, la niña le había alcanzado un sueño: “Me gustaría participar”. La respuesta de mamá Marcelina fue prágmática: “Prepárate”. Y Gladys Tejeda empezó a madrugar para entrenar a las cuatro y media antes de ir al colegio.
En ese tiempo, en un pueblito que no llegaba a los 20 mil habitantes, a 4 mil metros de altitud en la olvidada sierra, un peruano cualquiera habría dicho, con la tendencia a la burla que padecemos, que era un disparate pensar que podía llegar a una Olimpíada esa niña flacucha que no tenía ni un par de zapatillas. Han pasado veinte años. Todos llenos de sacrificios y voluntad indoblegable y Gladys Tejeda Pucuhuaranga ya logró participar en las Olimpiadas de Londres (2012) y Río (2016). Siempre ha tenido que comprarse un par de zapatillas como aquellas Nike amarillas que las conserva porque le recuerdan que clasificó con ellas a los Juegos Olímpicos de Londres.
Este sábado 27 de julio, al cruzar victoriosa la meta de la Maratón ganando la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Lima 2019, Gladys Tejeda se abrazó con un amor infinito a su mamá Marcelina. Ambas consiguieron esa medalla. Ambas saben todo lo que costó el camino a esa victoria; todo lo que cuesta empezar a correr las maratones de la vida desde una provincia olvidada. Ellas saben que su mayor victoria es haber entregado, desde su modesta condición de peruanas laboriosas, una maravillosa y emocionante enseñanza: tal vez no se tenga un par de zapatillas pero si existe voluntad, sacrificio y perseverancia se puede convertir un sueño, que parece imposible, en realidad.
Tomado de: Umberto Jara

 

Es Cuestión de Actitud

Posted on Actualizado enn

Es Cuestión de Actitud

A veces puede parecer que las cosas se nos presentan dificiles en comparación a lo que pasa a las personas de nuestro alrededor, pero no has pensado que es porque hay una misión más delicada que cubrir y no cualquiera lo puede hacer?

Pongamos la mejor actitud de nuestra parte frente a los que nos toca para hacernos la vida más sencilla.

Nuestras tareas son diferentes y somos especiales cada uno! 
Dios no nos da más de lo que somos capaces de soportar! 🙂

Lucha por tus Sueños 

Este es un vídeo que guarda una gran enseñanza. Cuando uno tiene un gran sueño, muchos pueden estar en contra, quizás no quieren que progresemos, incluso pueden hacer hasta lo imposible porque no lo logremos, pero va a depender de nosotros si es que realmente queremos lograrlo.” – D. Fischman

El Puente

Ser grandes y fuertes no es garantía de éxito. Ser prepotente menos…. mejor pensar con inteligencia y no despreciar al más chico.

Videos de Motivación

Posted on Actualizado enn

Aqui vamos a ir presentando videos bonitos que nos enseñan algo o alegran la vida. Espero tus comentarios!

Aprendí y decidí

Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar… decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos, Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar, Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui, Me dejó de importar quién ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien “Amigo”. Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, “el amor es una filosofía de vida”.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente. Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas………. Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no duermo para descansar……… ahora simplemente duermo para soñar.

Autor : Walt Disney